*CONEXIÓN CASTILLITO*

Padrón

Posted in Artículos by Alejandro Barragán Luna on 26/10/2015
escalón

escalón

Yo no estoy empadronado en El Puerto pero cuenta el video que acabo de encontrar en la web municipal que si te empadronas, la ciudad flipará en colores y mejorará en todos sus aspectos, sobre todo si te empadronas unas diez mil veces, de modo que se alcance la cota de cien mil habitantes, que es todo un hito y que permite que este municipio pueda recibir el distintivo de categoría de gran ciudad, con lo que se percibirían más ingresos, ayudas, ayudas de todo tipo, préstamos y otras caricias para que aumente la calidad de vida de forma impredecible, siempre positiva y todos nos sintamos mucho mejor que cualquier otra localidad de menos entidad, como por ejemplo Puerto Real y Rota, que seguirán siendo pueblitos de menos habitantes, y, según el video, no pueden contar con el prestigio de una gran ciudad como El Puerto, o Dos Hermanas o Alcalá de Henares, que también tienen el rango de urbe grande por el número de habitantes. No lo dudo. Si todos se empadronan, si ya no están empadronados de antemano, que es un dato a tener en cuenta, El Puerto crecerá y crecerá incluso superando la demografía de Tokio, siempre que se vengan a vivir aquí, pues si no, no vale.

Sin indagar en exceso, porque es domingo (cuando se escribieron estas líneas), es fácil comprender que los creadores de este dinámico y ameno video son los mismos que hicieron esa película promocional humorística sobre la calidad de vida portuense, hace un año, pero que no promocionaron y que por tanto, no promocionaba nada en sí mismo. He sido la visita número 265, según el contador de Youtube, del vídeo de los empadronamientos, que supuestamente ha de convencerme de que empadronarse es guay. Del otro, fui la visita tres mil y pico y ahora va por cinco mil visitantes.

Entonces, me pregunto: ¿es efectiva una campaña así para llegar a los 100.000 habitantes? Y me respondo: ¿no habría sido mejor una campaña para que no ensucien el suelo? Al menos, podría difundirse en las redes sociales con cierta gracia.

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (26 de octubre de 2015)