*CONEXIÓN CASTILLITO*

Crisis de altibajos

Posted in Artículos, Experimentación, Poesía en prosa by Alejandro Barragán Luna on 06/04/2020

cañónLo malo de estar confinado es. Y lo bueno, lo bueno. Un arcoiris perfecto, mullido, silencioso, ¿lo viste? Te fijas en las cifras de destrucción de empleo. De pronto, esos delfines haciendo ballet en el muelle de Cádiz. Cuál es el número de fallecidos que dan los periódicos hoy. Las enfermeras exhaustas. Cuando abro la ventana por la mañana, imagino que estoy en el monte, me dan los buenos días los pájaros. Miro cada día los gráficos lineales y logarítmicos, con las curvas de toda esta colgaera. No me concentro para leer. Pero hemos rodado seis películas en casa con nivel técnico cazador-recolector. A veces me adentro en el oscuro mundo de la prensa pocilga y veo titulares escritos con esputo. Que me hacen reír. Y llorar. Se me saltaron las lágrimas aplaudiendo a mis compas que trabajan en los hospitales y que se sienten fatal con dignidad y vocación. Y de paso aplaudo, en voz baja, a las cajeras, a mis tenderos y a los periodistas que, en su precariedad laboral, ahí están, joder. La solidaridad de la gente. Los malditos chivatos de balcón. Sentirte amenazado y vigilado cuando sales a por el pan. Los niños obligados a aprender qué carajo es el estoicismo con clases prácticas. La creatividad del undécimo arte, el de los memes y videos y audios chistosos, que dan puntos para seguir viviendo con sensación de vivir. La desesperación de la gente despedida, ertizada, arruinada y a ver cómo salimos de esta. Mujeres fabricando mascarillas caseras para. Qué bonito sería que. Qué mierda está haciendo el gobierno con. Lo suyo es que. Si es que ya dije que. Comemos todos juntos en familia, la tele apagada. Hay gente que está sola, muy muy sola. Las videollamadas salvan a mucha gente. Odio videollamar. Qué felices deben estar los traficantes de ludopatía. Renovarán el materialismo inútil y el humano seguirá hipotecándose. Qué fácil ha sido encerrar a toda la población y quitarles los derechos de un plumazo entintado. Estamos ante una oportunidad única de evolucionar como especie. Un día más. Un día menos. Déjame respirar.

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (6 de abril de 2020)

Hombres asustados

Posted in Artículos, Reflexiones by Alejandro Barragán Luna on 09/03/2020

IMG_2896Quieren celebrar el Día del Varón. Del varón trabajador, el que no se queja y cumple y lo da todo. Para homenajear a ese hombre común que no para de cambiar pañales mientras hace la cena y pone la lavadora y dobla las bragas de su pareja y las guarda en el cajón, para después prepararle la ropa a sus hijos pequeños para el día siguiente, justo antes de quitarse el maquillaje y ponerse el pijamita ese tan lindo que le regalaron por sanvalentín. Ese varón que está harto de que le guiñen el ojo cuando se sienta en la terraza de un bar, solo, a beberse una cerveza, cuando tiene un ratito de descanso. No te digo na, los murmullos, si lo que pide es un whisky. Ese varón cansado de que le digan el marido de, el novio de, como si no tuviera nombre. Ese varón que sufre cada día las miradas lascivas de sus compañeras en la fábrica, que no entienden que él solo va a trabajar y no a contonearse por los pasillos. Le miran las piernas todo el rato y encima, algunas cobran más porque sí, aunque aprieten el mismo número de tornillos por hora. ¿Acaso por ser feo? ¿Por qué todos los empresarios de éxito son guapos, si están ahí gracias a las listas cremallera? Ese varón que está harto de que le miren los pezones y los sobacos peludos cuando se baña en la playa. ¡Como si no tuviera derecho a vacaciones! Ese varón que está harto de que todo el mundo le explique qué es el machismo y cómo ha de comportarse ante la jefa, cómo defenderse, cómo vestirse, cómo adelgazar y cómo sonreír a la cámara para que la foto salga estupenda y no la cague, porque siempre podría notársele la celulitis. Ese joven varón sin miedo a que le llamen prostituto o guarro cuando ha ligado con tres mujeres ese fin de semana. O ese otro que quiere llegar a casa solo, borracho o sobrio, sin temor a que le viole cualquiera en un portal; sin preocupar a su padre si llega tarde.

Comprendo que estén asustados y quieran reivindicarse. Los pobres. No les queda otra si no quieren terminar limpiando escaleras.

 

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (9 de marzo de 2020)

Tagged with: , , , , ,

El esfuerzo del articulista

Posted in Artículos, Experimentación by Alejandro Barragán Luna on 24/02/2020

limon come limonLa Diosa del Mar es el nuevo personaje creado por un conocido concejal para estos Carnavales. No voy a opinar sobre el tema, porque para eso ya hay quien opina mejor que yo, con más clase y más seguidores en redes sociales. Y opinar de lo que no se conoce es tontería. Imaginen que me da por pensar que, con esta iniciativa de la Diosa del Mar, el Gobierno local ha abrazado el paganismo, incurriendo en un tipo de blasfemia ligera o sincretismo posmoderno, desde una perspectiva de género, emancipadora y decolonial. Pero no, no lo voy pensar, aunque lo haya plasmado aquí en voz alta.

Lo que sí se me ha ocurrido, a falta de tiempo para realizar una investigación más profunda, es hacer lo que ha hecho otro conocido concejal últimamente (presuntamente, ¿ok?), que es publicar varias tribunas libres con afán didáctico sobre temas diversos, fusilando párrafos enteros obtenidos en internet, sin hacer mención a la autoría de los textos o, al menos, a su fuente de información. Podría ponerme en ese plan, y abrir vuestra mente ignorante y explicaros, queridos míos, que la Diosa del Mar, Yemayá (Yemojá, Yemanja, o Ymoya), es una orisha originalmente de la religión yoruba (un gran grupo etno-lingüístico del oeste de África), la cual ha tomado un lugar prominente en muchas de las religiones afroamericanas. Los africanos provenientes del territorio yoruba (suroeste de Nigeria, Benín y Togo) trajeron a Yemayá/Yemojá y una variedad de otras deidades, energías naturales con ellos cuando llegaron a las costas de América como esclavos. ¿Alguien se ha dado cuenta de que tomé estas últimas frases de un blog llamado Red de Luz (que no había visto nunca -internet tiene esa gracia), sin poner comillas, ni corregir errores de redacción ni nada? ¿A que no? Pero ha sido divertido ventilarme media columna así del tirón.

Dirán que peor es robar el dinero de los parados o cobrar por no ir a trabajar. Y tendrán toda la razón. Pero no tenía yo ganas hoy de esforzarme demasiado en la creación de este artículo.

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (24 de febrero de 2020)

Memeces

Posted in Artículos, Experimentación, Reflexiones by Alejandro Barragán Luna on 27/01/2020

piedraToda criaturita tiene derecho a escuchar memeces. Memeces propias de su entorno. Solemnes tonterías. No corras, que te vas a caer. Ponte los zapatos, que te resfrías. Cuéntame un chiste gracioso. Por qué no te callas. Lávalo, guarro. La juventud cada vez está peor. No hace frío, es humedad. A lo mejor es gay. Pórtate bien o te traerán carbón. Propósito de enmienda. Un marco incomparable. Pistoletazo de salida. Sobrepeso. Persona tóxica. Cuando seas padre, comerás huevo. Oído cocina. Gastrobar. Multitaberna. Cómetelo todo. ¿No te gusta el tofu? Ojalá me toque la lotería. Y tú más. Pues anda que tú. Dermatológicamente testado. Colón descubrió América. La reconquista. El informe PISA. La película del año. Cada vez que haces eso, muere un gatito. Te quejas por vicio. Sociable, habilidad para el trabajo en grupo, nivel alto en inglés. El algodón no engaña. Yo tú me tomaba un frenadol. Aquí mando yo. Los extremos se tocan. El rey del pop. Si lo puedes soñar, lo puedes hacer. La vida es del color que tú quieras. Bienvenido a la república independiente de tu casa. Las frases de Paulo Coelho. Un préstamo preconcedido. No cobramos comisiones. Crearemos un millón de empleos. Disney Channel, por fin para todos. Ni machista ni feminista. Es que iba sola. Posiblemente la mejor cerveza del mundo. Twitter cuesta dinero. Es un rey bastante campechano.

Reconocerás que en este listado faltan miles de memeces. Sobre todo, según tu criterio, faltan las mías, las que yo digo, esas a las que aplicarías tu gran pin. Claro. Pero no por eso vamos a dejar de decirlas, ¿verdad? Así que, por favor, os lo ruego: no privemos a las criaturitas de escuchar memeces, vengan de quienes vengan. De alguna manera hay que garantizar que cuando lleguen a la edad adulta, sean capaces de comprender el mundo que les rodea y puedan soltar sus propias memeces, bien argumentadas, y nunca a lo loco, en plan así, una detrás de otra, pin pan pan, como si fuera una absurda lista de la compra en prosa.

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (27 de enero de 2020)

La tortuga mora

Posted in Artículos, Experimentación, Fábula, Relato by Alejandro Barragán Luna on 13/01/2020

agujasEl informe de la Agencia Tributaria es tajante y avisa, bajo amenaza de sanción económica: “La tortuga mora (testudo graeca), en su época de hibernación en la desembocadura del Guadalete, se inhabilita para ejercer un cargo público durante siete o más años, por si se da el caso de que cometa prevaricación, algo común según los últimos estudios. Siendo un animal de gran longevidad, las condenas se hacen largas y pesadas por lo que desarrollan habilidades inauditas (el cortejo y la cópula de las tortugas moras puede verse hoy como espectáculo público en la plaza de toros o a través de canales de pago). (…) Con las bajas temperaturas, suelen introducirse bajo tierra y ahí mismo, apáticas, se contratan a sí mismas, con el objetivo de no depender de nadie ni de la titulación requerida. Esta actitud las convierte, de facto, en expertas en recursos humanos, que son una especie mucho menos antigua, en términos evolutivos, que los reptiles. (…) Hoy día, debido a los efectos de la depuradora de aguas residuales, la tortuga mora ha adquirido la costumbre de limpiar las empresas municipales, expulsando a cualquier sujeto que se muestre indefenso, en una búsqueda incesante de la rentabilidad natural. En este devenir biológico, son capaces de dejar morir de inanición a diversos tipos de asociaciones ajenas a sus principios morales. (…) En las épocas de cría, la tortuga mora aprovecha para preparar campañas electorales, ausentándose de su trabajo, pero manteniendo el sueldo. La adaptación y supervivencia de los individuos depende de esta triquiñuela éticamente reprobable desde el punto de vista del reino animal. (…) En base a todas estas cualidades, amplificadas por una desmesurada exposición en las redes sociales, la tortuga mora está eclipsando la figura del alcalde en su quehacer diario. Por todo ello, la Agencia Tributaria desaconseja el uso totémico de la tortuga mora en cualquier fiesta típica local (incluída San Antón) y reclama su ingreso inmediato en un zoológico de máxima seguridad”.

Publicado en El Alambique, Diario de Cádiz (13 de enero de 2020)